Por cosas de la vida, este libro llegó a mis manos unos días antes de que se publicara en su versión española, por lo que, a una semana de iniciar las ventas aquí, yo ya lo he leído. Y ahora me piden que haga una crítica. Pues ahí va.

Para muchas (y algunos) esta es la esperada vuelta de la autora de 50 Sombras de Grey. Los libros del señor Grey, ese señor de las mazmorras eróticas que se enamora de la dulce Anastasia, dieron la vuelta al mundo, se hicieron películas, la gente se volvió loca comprándolos y leyéndolos.

Mira, si una cosa sacamos en positivo de la trilogía es que acercó el género erótico a mucha gente que, quizá, no se lo había planteado nunca. Creo que es lo único bueno que tuvo ese boom.

El Mister

Este nuevo libro no sorprende. Es una historia simplona, un cuento de Disney moderno, una historia romántica clásica aderezada con escenas de sexo.

Me imagino al tipo más o menos así en sus cenas de gala.

La acción principal tiene lugar entre Londres y el suroeste de Gran Bretaña, donde el “Mister”, el protagonista de nuestra historia, tiene tierras y propiedades y fincas como para alojar y mantener a media nación. No en vano, es el recién nombrado Lord de Trevethick.

La familia de Maxim, así se llama nuestro súper héroe sin capa, es de la nobleza británica y ha pasado por una situación complicada, el heredero ha muerto y al Mister le cae del cielo un título nobiliario heredado.

Maxim es guapo, está buenísimo. Es un ligón desenfadado. Y rico, muy rico. Nunca se ha preocupado de nada más que no sea él mismo y su placer. Hasta que la conoce a ella.

Alessia Demachi

Ella, nuestra princesa contemporánea, es una chica con un pasado reciente tortuoso que se encuentra en Londres de forma irregular. Una sin papeles circunstancial, ya que ha huido de su Albania natal ayudada por unos señores que resultan dedicarse a la trata de blancas. Ella se da cuenta y escapa. Ahí empieza el libro.

Ella no lo sabe, pero está en un cuento de Disney

¿Cómo se conocen? Bueno, pues resulta que sin venir a cuento de nada, la limpiadora del Mister se tiene que volver a Polonia porque… a saber. Creo que no le importa a nadie. Lo importante es que, de repente, Alessia se ve limpiando el pisazo de soltero de Londres del buenorro de Maxim.

Y en el primer momento que se ven… pues no os explico qué pasa para no hacer spoilers, pero vamos, es lo que estáis pensando.

Obviamente, Alessia es guapísima, tiene un pelo sedoso, brillante, que cae en cascada hasta sus hombros. Unos pechos turgentes, suaves, que se excitan con solo mirarlos. Una dentadura blanca perfecta (esto lo repite varias veces, no sea que pensemos que por ser pobre tiene mal los dientes).

Pero no solo es guapa por fuera, no. Es que además es una virtuosa musical, una chica súper interesante e inteligente y que, a pesar de tener serias dificultades con el inglés al principio del libro, de repente te suelta unos discursos dignos de premio Nobel para luego preguntar palabras básicas y que, de paso, Maxim se sonría un poco y piense “ay, qué moni, cuántas cosicas le puedo enseñar”.

La historia

Pues ahí vamos, se enamoran locamente (siento el spoiler, probablemente no os lo habríais imaginado). Él, un canalla de aquellos graciosos y adorables, de repente decide que con ella sí que va a sentar la cabeza. “Pero es mi asistenta, mi padre se volvería loco si me casara con alguien del servicio”. El pobre chico tiene un cacao mental importante con todo esto de las clases.

Para ponerle un poco de emoción, los malotes que tenían una red de trata de blancas y que querían hacer que Alessia formara parte de ella, la persiguen, claro. Pero no hay problema, porque el Mister es un valiente, se enfrenta a ellos y la salva.

Básicamente él la salva a ella de todo lo malo. De la trata de blancas, de la pobreza, de su familia natal (que es muy conservadora y tal, pero cuando saben que el Mister es un Lord pues ya les da igual que la haya desvirgado (ups, spoiler)).

Un punto importante es el momento en el que ella le dice a el que ok a estar juntos pero que no se piense él que ella va a dejar de trabajar, que ella quiere su independencia. Aplausos.

Pero no. Que es broma. Porque él le dice que dónde va a limpiar casas, que ya la ayudará a encontrar algo más acorde con lo que ella merece. Pero ella, que es muy terca, le acaba convenciendo para que, por lo menos, le deje limpiar su piso. A lo que él acaba accediendo. Qué bien, Maxim, ¡novia y limpiadora gratis!

Las relaciones sexuales

Vamos a lo que nos interesa. Al sexo. Al morbo. Al placer. Al erotismo.

Bueno, aquí debo decir que la señora E.L. James está un poco más acertada que en sus famosas 50 sombras. Aquí no hay nada oscuro, todo es muy bonito, muy romántico, muy tórrido y pasional.

Ella es virgen (Alessia, no la señora James, digo yo) y él se encarga de introducirla en el mundo de las relaciones. Lo hace realmente muy delicadamente, mira, eso sí que hay que reconocerlo. Que el tipo era un pichabrava antes de conocerla, pero con ella es paciente, delicado, dulce… claro, porque se han enamorado. Y todos sabemos que si no estás enamorado no hace falta que seas dulce en el sexo.

Eso del sexo le da vergüencita a Alessia, al principio…

Algo que sí que hay que destacar es el tema del consentimiento y las relaciones de poder. Yo creo que aquí la autora ha hecho una relectura de su trilogía anterior y ha visto claras las críticas que se le hacían a esa relación tan desigual entre los protagonistas.

En este libro se asegura continuamente de explicarnos que no hay relación de abuso de poder, que ella tiene relaciones con él porque es él, no por su dinero ni porque le prometa una vida mejor.

Y otra cosa a destacar es que algunas escenas de sexo son bastante buenas. Hay sexo satisfactorio sin penetración, hay masturbaciones muy eróticas, hay momentos en los que parece que vaya a haber sexo y no… en este sentido es mucho más variado y rico que toda la trilogía anterior.

En resumen

Que es un libro, como los del señor Grey, que se deja leer fácilmente. Simplón en argumento deja muchos frentes abiertos con el tema de la trata de blancas, el tema de la sospechosa muerte del hermano del Mister, y algunos otros que no he explicado aquí, que tampoco quiero destripar el libro entero.

Lo recomiendo? Mira, puede ser un libro erótico para encender más de una mente. Como historia de amor es bastante básica, una historia de Disney donde él es el salvador y ella la damisela en apuros. Ahí cada cual con lo que le apetezca.

Parece ser que en el Reino Unido se vendieron más de 60.000 copias del libro en la primera semana de lanzamiento. Bueno, sabemos que no es un cuestión de cantidad, pero si quieres estar en la onda (o criticarlo abiertamente, como ha hecho una servidora) puedes comprarlo aquí y mira, un ratito entretenida puedes pasar.