Los juguetes sexuales para el pene existen. Ya sé que puede parecer que los hombres con su mano (derecha o izquierda, a gusto del consumidor) tienen suficiente, y de forma general es así.

La mayoría de hombres se masturban utilizando su mano desde que empiezan a hacerlo. Al principio quizá les cuesta coger la técnica y tienen que ir probando diferentes velocidades, diferentes presiones, diferentes posturas de la mano, diferentes localizaciones… pero una vez encuentran LA manera, normalmente, allí se quedan. Si ya funciona, ¿para qué cambiarlo?

Un hombre adulto es fácil que lleve más de veinte o treinta años masturbándose de la misma manera. Y eso, por si mismo, no es nada malo, al contrario, la persona con pene se convierte en un gran especialista de su placer. Un especialista muy eficiente: máximo beneficio en el menor tiempo y esfuerzo.

Ventajas de los juguetes sexuales para el pene

Entonces, os estaréis preguntando, ¿qué necesidad tenemos de masturbarnos con un juguete si ya lo hacemos la mar de bien con las manos?

¡Buena pregunta! Me gusta que me la hagáis.

No sé si habéis leído un artículo mío titulado “masturbació creativa” (está en catalán, pero seguro que Google Translate os lo traduce y podéis entenderlo bien). Podéis leerlo antes de continuar leyendo aquí, y quizá ya entenderéis muchas cosas.

Por si acaso no tenéis ganas de leer ese artículo, os hago un pequeño resumen: cuando nos acostumbramos a masturbarnos de una manera determinada nos volvemos muy eficientes, sí, pero el efecto negativo puede ser que después no sepamos llegar al orgasmo de otra manera o que haciéndolo de maneras diferentes lleguemos demasiado rápido. 

Así pues, una de las ventajas principales de los juguetes masturbadores para el pene es que permiten cambiar la dinámica. Permiten sensaciones y estimulaciones diferentes y eso hace que nos podamos adaptar mejor a diferentes situaciones sexuales (ya sea solos o en compañía).

Otra de las ventajas, lo que la mayoría de hombres que los han probado dicen, es que permiten un placer muy diferente.

Os dejo aquí un par de opiniones que me han escrito hombres (que quieren mantenerse anónimos) para que valoréis vosotros mismos:

¡Maravilloso!

Lo que también es cierto es que provoca una reacción bastante rápida, pasa un poco como con el Satisfyer para personas con clítoris.

Está totalmente diseñado para conseguir su propósito en el mínimo tiempo posible, con una estimulación máxima, entonces tienes que intentar gestionar que sea progresivo para poder disfrutar el máximo de tiempo posible.

 

[podéis ver las características del modelo haciendo click en el enlace]

Pues estos son sólo dos de los modelos que podéis encontrar, si  queréis, aquí podréis encontrar un montón más.

Cuando pedí en Twitter si había alguien que los hubiera probado, solo estas dos personas me dieron su opinión. Pero he tenido otras en consulta, de hombres que han encontrado en los juguetes sexuales para el pene una manera de salir de la rutina y, sobretodo, de tener sensaciones diferentes.

Y tú, ¿ya los has probado?

Comparteix a les teves xarxes!