Solucionamos el estrés

  • ¿Tienes la sensación de que los días pasan y no los disfrutas?
  • ¿Sientes que vas todo el día agobiado/a?
  • ¿Te cuesta más de lo normal concentrarte en lo que haces?
  • ¿Tienes sensación de presión en el pecho?
  • ¿Tienes problemas para dormir?
  • ¿Te vienen a la mente contínuamente recuerdos que te hacen sentir mal?

Si has contestado afirmativamente a alguna de estas preguntas, no lo dudes más, contacta conmigo y empezaremos el camino necesario para solucionar el estrés. Muchas personas ya lo han conseguido gracias a la terapia psicológica.

¿Cómo trabajaremos para solucionar el estrés? 

Haremos una primera entrevista en la que hablaremos de tu caso. Aquí podrás explicarme cuáles son los síntomas que te llevan a pensar que el estrés está interfiriendo en tu vida diaria. También te preguntaré algunas cosas sobre tu historial médico, para poderme hacer una idea general de tu salud. El objetivo de esta primera entrevista será que estemos cómodos y, en caso de que sea posible y necesario iniciar un tratamiento, que seas tu quien decidas si lo quieres hacer o no.

Después vendrán un par de sesiones más en las que será necesario que hablemos a fondo de ti. Para ello te haré algunas preguntas sobre tu vida y tu entorno. Por supuesto, serás libre de contestar tan ampliamente como quieras, o tan concisamente como te sientas a gusto.

Poco a poco, al ritmo que vayas marcando mientras te vayas sintiendo más cómoda/o, iremos trabajando en las causas y las consecuencias de este estrés, descubriendo qué es lo que hace que te sientas así, y dándote pautas de comportamiento y pensamiento para que aprendas a modificarlo en tu día a día.

Además, trabajaremos mucho en la relajación del cuerpo y de la mente, a través de técnicas específicas de relajación y visualización, para que puedas aplicarlas en tu vida diaria y aprendas a controlar el estrés.

Trabajo adaptado a cada caso 

Ten en cuenta que siempre, siempre, siempre, el trabajo terapéutico se adapta a cada caso concreto. Lo que a ti te funciona, quizá no le funcione a otro, por lo tanto, iremos a tu ritmo, sin prisa pero sin pausa.

Contacta conmigo y pregúntame lo que necesites 

Puedes contactar conmigo para preguntarme todas las dudas que tengas. Sé que quizá no es fácil dar este paso, pero te aseguro que el que lo da no se arrepiente.

    Nombre:

    Correo electrónico:

    Teléfono:

    Mensaje:

    Asegúrate de haber escrito bien tu dirección de correo electrónico. Si hay algún error no podré ponerme en contacto contigo. Siempre respondo a los e-mails, así que si en tres días no lo he hecho, vuelve a ponerte en contacto conmigo, probablemente no te haya podido localizar.